Pastores Adorando

De pronto, en torno al ángel, apareció una legión del ejército celestial, que alababan a Dios diciendo: "Gloria a Dios en el cielo y el la tierra Paz a los hombres que Dios ama".

Cuando los ángeles los dejaron, los pastores se decían unos a otros: "Vamos derechos a Belén a ver eso que ha pasado y que nos ha comunicado el Señor", y se pusieron en camino hacia donde el ángel de Dios les había indicado.

Fueron corriendo y encontraron a María, José y el Niño acostado en un pesebre, después de postrase ante el hijo de Dios, dejaron sus ofrendas  y se volvieron a sus quehaceres, dando gloria y alabanzas a Dios por lo que había visto y oído