Santa Ana y el Niño

Los padres de María fueron San Joaquin y Santa Ana, a éstar de vez en cuando  durante las visitas hacia periodicamente  a su hija María le entusiasmaba jugar y entretener a su divino nieto como si de un niño normal y corriente se tratara, sin pensar que este niño era algo muy especial, era el Salvador del mundo.